ActualidadSalud

No te olvides de la mamografía y previene el cáncer de mamas

Los exámenes preventivos en general han quedado rezagados producto de la contingencia que hemos vivido este año.  Las mujeres hemos postergado realizarnos estos chequeos y tal es la importancia de realizar la mamografía anual que, si detecta precozmente o a tiempo el cáncer de mamas, éste se puede curar o tratar la mayoría de las veces.

Sabemos que el sistema de salud ha tenido que priorizar las necesidades urgentes relacionadas con la pandemia, además de las medidas sanitarias que han mermado nuestro desplazamiento y movilidad para la realización de chequeos de salud.  Tanto en centros públicos como privados de todo Chile se registra una drástica disminución de exámenes preventivos contra el cáncer después de la llegada del coronavirus. Se estima que la baja ha sido hasta en un 80% en la detección y podría haber una reducción sustancial también en el acceso a tratamientos y consultas tardías de esta enfermedad lo que en definitiva significa tiempo de vida para un paciente.

Aunque el impacto podría verse reflejado en cifras epidemiológicas en un año o más, sabemos que muchas mamografías no se están haciendo porque las mujeres no han salido de casa por temor al contagio, por el colapso de los sistemas de salud o simplemente por postergar hasta que las medidas sanitarias lo permitan (con retraso de meses o incluso de un año…aún no sabemos)

Lo cierto es que hoy en día el cáncer de mamas es una de las primeras causas de muerte en las mujeres chilenas y la mamografía anual permite tomar decisiones clínicas a tiempo, sobre todo en aquellas mujeres con factores de riesgo. Es decir: antecedentes maternos de cáncer de mama, mayores de 40 años, obesidad o sobrepeso, consumo de tabaco y/o alcohol, usuarias de tratamientos hormonales, nuliparidad (no haber tenido hijos).

La mamografía es el único examen que ha demostrado disminuir la mortalidad por cáncer de mama. Sin embargo, las mujeres también debemos auto examinarnos (lo que no remplaza la mamografía en mayores de 40 años) pero es una herramienta de conocimiento para reconocer cambios, incluso en mujeres jóvenes, como bultos o protuberancias, manchas, piel de naranja, secreciones o hemorragias, etc. Todos signos de alerta también que nos deben hacer consultar rápidamente.

Las mujeres no debemos dejar pasar el tiempo especialmente ahora en que avanzamos en las fases de la pandemia ya que, si se detecta un cáncer a tiempo, ese tiempo puede ser vital en su pronóstico y en el futuro de esa mujer.

Dónde tomar la mamografía: En el Centro de Salud Familiar en su control con matrona o con médico ginecólogo.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba