ActualidadNacional

El confinamiento por COVID19 ha provocado graves problemas de aprendizaje a largo plazo y exclusión escolar en América Latina

La Red Comparte, que trabaja con más de 15.000 niños y niñas en Argentina, Chile, Ecuador, Nicaragua y Honduras, ha elaborado un informe para identificar las consecuencias de la pandemia del COVID19 y el impacto del confinamiento en la niñez latinoamericana. A través de encuestas, grupos focales, entrevistas semiestructuradas, y la observación participante, la Red Comparte ha abordado y estudiado las consecuencias más directas en la educación, la salud (incluyendo las emociones), la alimentación y las relaciones familiares en diferentes grupos de niños, niñas y jóvenes de entre 2 y 29 años.

En el contexto de los confinamientos más largos del mundo (con la excepción de Nicaragua), los resultados más destacados del informe apuntan a que el difícil acceso a internet y la exclusión tecnológica durante el confinamiento ha provocado un aumento en la deserción estudiantil, problemas de aprendizaje y exclusión escolar, entre otras cosas. Así lo demuestra la encuesta realizada a 30 niños y niñas del municipio de Arada y la comunidad de San Manuel del Triunfo en Honduras, en donde el 100% de encuestados ha asegurado no tener acceso a internet para seguir las clases online durante el confinamiento.

La nutrición, la salud mental y la atención médica en niños y niñas también se ha visto muy afectada por el COVID19. Por ejemplo, los jóvenes encuestados en Nicaragua afirman tener alteraciones en el sueño desde el inicio de la pandemia. Un 26% de los niños y niñas presentan dificultades para dormir por el temor al contagio o por duelo familiar. La dieta alimenticia también ha sido un factor cambiante durante la pandemia. En Ecuador, los resultados del informe reflejan que el 20% de los estudiantes encuestados presentan sobrepeso y el 11% han alcanzado obesidad durante el confinamiento.

La forma de relacionarse de los niños y niñas también ha cambiado mucho. Si bien el confinamiento derivado del COVID19 ha permitido que los más pequeños pasen más tiempo con sus familiares, por otro lado, esta convivencia ha conllevado a un notable aumento de la violencia doméstica, y del castigo físico y verbal. También ha aumentado el volumen de tareas domésticas a manos de los más pequeños y de trabajos relacionados con el campo, especialmente en Nicaragua y Honduras, para ayudar a sus padres mientras no acudían a la escuela de forma presencial.

Dados estos resultados, la Red Comparte invita a analizar a fondo las consecuencias del COVID19 a nivel institucional y del núcleo familiar; compartir los resultados de las investigaciones que se han hecho (y se harán) sobre la pandemia con el fin de elaborar estrategias conjuntas; invertir en programas de mitigación de las consecuencias del confinamiento a nivel mundial; y reflexionar a nivel global sobre la forma de vivir de la humanidad.

Sobre la Red Comparte

La Red Comparte, orientada en promover los derechos de los niños y niñas en América Latina desde 2004, está conformada por ocho organizaciones sin ánimo de lucro en Argentina (El Arca, Crecer Juntos), Ecuador (Inepe, Paulo Freire), Chile (Fundación Cepas), Honduras (Centro Cultural Hibueras), Nicaragua (Asociación Fabretto) y España (Fundación Comparte).

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba